Cuidado de las orquideas

pf button both Cuidado de las orquideas

Paphiopedilum 1 295x300 Cuidado de las orquideas

Cultivar orquídeas en casa es más fácil de lo que uno se imagina.
- Adquiera plantas que se adapten a las condiciones de su entorno. Si vive en un clima tropical, entonces trabaje con plantas de clima cálido, más que con especies de alta montaña. Hasta donde sea posible y su presupuesto se lo permita, modifique las condiciones de cultivo para que se acerquen a las que sus plantas tendrían en su hábitat natural.

Inspeccione sus plantas con frecuencia. Busque síntomas de enfermedades, plagas e insectos. Detecte a tiempo si sus plantas sufren por no tener condiciones adecuadas de cultivo: pérdida o amarillamiento de hojas, falta de floración o renuevos, deterioro general.

- Las orquídeas, como cualquier planta, necesitan luz para poder realizar la fotosíntesis que convierte los minerales presentes en el ambiente en savia y nutrientes. Hojas oscuras y falta de floración indican falta de luz; hojas amarillas e incluso quemadas apuntan hacia un exceso de sol.
Diferentes especies requieren de diferentes condiciones; investigue qué es lo que su nueva planta necesita antes de condenarla a un ambiente inadecuado.

- Las orquídeas crecen en muy diferentes medios: desde el nivel del mar hasta la alta montaña, y desde el trópico hasta las zonas polares. Es obvio que cada especie necesitará de distintas condiciones de temperatura.
Podemos clasificar a las orquídeas como de clima cálido (temperatura nocturna mínima de 20ºC); templado (mínimo de 13 a 18ºC), y de ambiente frío (de 10 a 13ºC).
Habrá que buscar plantas que se adapten a las condiciones de nuestro ambiente. Recordemos que la orquídea necesita de diferencias de temperatura notables para florecer, entre el día y la noche. Dentro de la casa podemos lograr este efecto abriendo ventanas por la noche.

- El agua: Esta es la variable más difícil de controlar, porque depende de otras muchas: humedad relativa, tipo de medio de cultivo, intensidad luminosa, temperatura, circulación de aire.

Por lo tanto, no es posible dar una regla general de riego que sea posible aplicar a todas las orquídeas. En general, observe las hojas y raíces de sus plantas; ellas le indicarán si la frecuencia y cantidad de agua de riego que está usando es la adecuada o no. Sin embargo, una regla importante de recordar es que las orquídeas epifíticas toleran mejor la falta de riego que el exceso.

Como regar:

 

1. La frecuencia de riego dependerá de la época del año. En las estaciones cálidas usted deberá regar 2 a 3 veces por semana, mientras que en las épocas más frías, deberá regar una vez a la semana o semana por medio. La mejor forma de saber si el sustrato se encuentra seco y si debe regar, es acostumbrarse al peso de las macetas donde tienen sus orquídeas, cuando están recién regados. Si las macetas están muy livianas, eso significa que el sustrato está seco y debe regar. La regla es, sin embargo, que si tiene duda de regar o no, es mejor que no riegue.
2. Existen géneros de orquídea que requieren que el sustrato se seque entre riegos, mientras que en otros el sustrato no debe nunca secarse completamente.
3. El pulverizar agua sobre las hojas o sobre la superficie del sustrato no reemplaza a un buen riego.
4. Use siempre agua temperada (no caliente) para regar. No use agua fría para regar sus plantas.
5. Riegue siempre en la mañana. Al hacer esto usted permite que las hojas de la planta, que se han salpicado con el agua de riego, estén secas por la tarde; esto disminuye la probabilidad de que la planta se infecte con hongos.
6. Riegue con abundante agua cada vez y no con poquita cantidad; deje que el agua excesiva escurra libremente por la base de la maceta. No mantenga nunca las macetas de sus plantas de orquídea sobre platos que acumulen agua y que mantengan la base de la maceta en contacto constante con agua.
7. Instrúyase bien sobre el tipo de orquídea que usted posee, ya que algunas requieren un receso completo de los riegos una vez que el crecimiento y la floración se han completado (cuando la planta se encuentra en receso).

 

Riego excesivo
La mayoría de las personas está acostumbrada a cultivar plantas que crecen en tierra y no en corteza, musgo u otro medio en el cual se crecen las plantas de orquídea del tipo epífitas. Debido a que el sustrato de crecimiento es muy distinto a la tierra, los principiantes en el cultivo de las orquídeas deben aprender a regar adecuadamente sus plantas. Los principiantes normalmente riegan su primera planta de orquídea inmediatamente llegando a casa y, como el sustrato de crecimiento especial para orquídeas se verá seco unas pocas horas más tarde, ellos vuelven a aplicar un poco más de agua. Este ciclo continúa y el resultado es un riego excesivo, con un consecuente ahogamiento de la planta.

El sustrato de crecimiento especial para orquídeas está ideado para absorber rápidamente agua y luego secarse. Este sustrato es más laxo o suelto que la tierra usada normalmente para plantas terrestres y permite que el oxigeno, un elemento vital para el adecuado crecimiento de las raíces de las plantas de orquídea, fluya alrededor de las raíces. Si este sustrato se mantiene húmedo constantemente, las raíces rápidamente se pudren y la planta comienza a marchitarse ya que sus raíces ya no pueden absorber el agua que necesita la planta. Cuando esto ocurre, los principiantes agregan aún más agua, ya que es fácil pensar que la planta la necesita.

- Las orquídeas, como cualquier ser vivo, necesitan de alimentación. Alimente ligeramente y con frecuencia. Exceso de fertilizantes en el agua puede quemar e incluso matar una planta. Hoy en día se puede conseguir un producto muy interesante, la litonita, desarrollada y producida de manera exclusiva en la isla de Cuba, que proporciona medio de cultivo y alimentación al mismo tiempo para casi cualquier tipo de planta, la orquídea incluida. La litonita es una zeolita, esto es, una piedra que absorbe sales minerales, y que luego las cede a las raíces de la planta por medio de un intercambio iónico.

-Circulacion de aire: las epífitas en especial, acostumbradas a tener sus raíces expuestas a la intemperie. Cuando se cultivan estas plantas en maceta, debe buscarse un medio de cultivo con el tamaño suficiente para permitir que el aire circule adecuadamente entre las raíces de la planta. Además, claro, deberá buscarse un ambiente abierto para colocar cualquier orquídea en casa.

- Enmacetado: En climas secos, donde la humedad relativa es baja, es especialmente útil el uso de macetas, que retienen el agua mucho más que la superficie de un árbol o de una piedra.

Existen muchos medios para proporcionar soporte a las plantas dentro de la maceta: fibra de osmunda o de algún otro helecho gigante; corteza de árbol, corcho, e incluso piedras como el jal que le da nombre a nuestro estado.  Muchos medios de cultivo en maceta degeneran con el tiempo, por lo que habrá que renovarlos con cierta frecuencia.

 Cuidado de las orquideas admin (13 Posts)